AATI y ABRATES: Un nuevo puente tendido entre culturas

Tender puentes entre culturas es la idea más sencilla que nos viene a la cabeza cuando hablamos de traducción, pero también la más exacta. Eso fue lo que sentí en las III Jornadas de Traducción en el Ámbito Editorial que organizó la AATI y en las que participé como representante de ABRATES, la Asociación Brasileña de Traductores e Intérpretes. Tendimos no solo puentes profesionales, sino puentes de comprensión, amistad y conocimiento, pues aunque parezca que los traductores trabajamos siempre solos, las redes y lazos que se forman en este tipo de encuentros siguen existiendo fuera del ámbito del evento y casi siempre lo superan.

Mi misión en las Jornadas, que tuvieron lugar en el marco de las Jornadas Profesionales de la 42.a Feria Internacional del Libro de Buenos Aires, fue presentar nuestra asociación brasileña ABRATES a los socios de la AATI y a quienes se dieron cita en la Sala Leopoldo Lugones durante esos tres días en los que pudimos conocernos mejor y comparar trayectorias. Para quienes no pudieron estar allí presentes, les contaré aquí sobre ABRATES y sobre las actividades en las que participé durante las Jornadas.

La Asociación Brasileña de Traductores e Intérpretes nació en 1974, pero fue recién en el 2010 cuando cobró mayor fuerza y relevancia. Eso sucedió durante la gestión de Paulo Wigorski y luego, a causa de su fallecimiento, durante la dirección de Elizabeth Junqueira de Mattos. En aquella época, la asociación contaba con aproximadamente 200 socios. En 2013, ya en la gestión de Liane Lazoski, pasamos a ser 350. Hoy somos casi mil profesionales los que integramos ABRATES, un crecimiento inmenso que se dio en virtud del acercamiento a los socios por medio de las redes sociales, que nos han permitido cubrir un país continental como Brasil. Otro factor que propició el rápido crecimiento que tuvimos fueron los congresos, que en el pasado eran bianuales y que, a partir del 2013, pasaron a ser anuales. También nos ayudaron las actividades que organizamos en conjunto con un grupo voluntario de traductores llamado Café com Tradução, con experiencia en cursos y eventos dedicados a estudiantes de traducción y traductores en el inicio de su carrera.

Sobre todo eso fue mi charla durante el panel Networking en Traducción: profesionalización, articulación, redes, junto con Victoria Rodríguez Lacrouts, de la Fundación TyPA, Carla Imbrogno, de Goethe-Institut/Casa de Traductores Looren América Latina, Lys Gainza, del Departamento de Industrias Creativas de Uruguay, y Lucila Cordone, en representación de la AATI y del Lenguas Vivas Fernández. La moderación estuvo a cargo de María Laura Ramos. Tuvimos una charla riquísima sobre los proyectos ya realizados por las instituciones y sobre las posibilidades para el futuro.

También presentamos una novedad durante el panel: en junio de este año tendremos el VII Congreso Internacional de Traducción de ABRATES, al cual invitamos a todos los socios de la AATI: quienes se inscriban abonarán el mismo arancel que los socios de ABRATES. El sitio del Congreso es: http://abrates.com.br/inscricao-vii-congresso-internacional-abrates/.

En el segundo día, compartí la mesa con dos figuras interesantísimas: Nick Caistor, traductor de español y portugués en Inglaterra, y el moderador Alejandro González, traductor de ruso. Nuestra charla, Traducción y recepción: miradas desde Europa y Latinoamérica, tocó un punto muy sensible: el de la traducción de literaturas no hegemónicas, como la traducción del español o portugués al inglés y la traducción del ruso —como es el caso de González— y del alemán —en el mío— a nuestras lenguas maternas: el español y el portugués. Uno de los obstáculos que encontramos cuando traducimos lenguas de poca difusión es el imaginario del público y el de las editoriales, que consideran esas lenguas exóticas, extrañas por demás para sus lectores. Eso dificulta la entrada a nuestros países de obras bellísimas, que muchas veces cuentan historias universales y que seguramente conquistarían a muchos lectores.

Además de esas charlas, tuvimos otros encuentros excelentes con traductores, autores, editoriales y profesores. Las experiencias que intercambiamos durante los tres días de las Jornadas me dieron la certeza de que este puente tendido entre los traductores argentinos y brasileños, entre la AATI y ABRATES, puede generar frutos provechosos y duraderos para ambos países. Agradezco a Marita Propato, María Laura Ramos, Lucila Cordone, Gabriela Cetlinas, Estela Consigli, Laura Cariola, y a todos los voluntarios y socios de la AATI por la invitación, por la recepción más que calurosa, el cariño y respeto durante esos días tan lindos en la Feria del Libro. Y también muchas gracias a Liane Lazoski, William Cassemiro, Iara Brazil y Daniele Liberal por la oportunidad que me dieron de representar a ABRATES en las III Jornadas de Traducción de la AATI.

¡Hasta pronto!

(Artigo publicado no boletim Calidoscopio, da Associação Argentina de Tradutores e Intérpretes – AATI)

Deixe seu comentário

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *